Entrada etiquetada ‘empanadillas’

Empanadillas de pera con nueces

Si nos encontramos con unas peras demasiado maduras como para disfrutarlas tal cual, podemos considerar hacer con ellas algún dulce, ya sea para postre como golosina de media tarde.

En este caso, se nos habían pasado irremediablemente dos piezas, por lo que decidimos convertirlas en relleno de unas empanadillas, aprovechando que en la nevera teníamos unas láminas.

Ingredientes
  • 2 peras
  • 6-8 láminas de empanadilla
  • 1/4 de taza de nueces peladas
  • 10g de mantequilla
  • 1 cucharada de azúcar moreno
  • canela en polvo

Para elaborarlas, en primer lugar, pelamos las peras retirando el corazón y -si fuera necesario- las zonas echadas a perder-. Las cortamos a cubitos.

En una sartén a fuego medio, derretimos la mantequilla. Cuando empiece a burbujear, agregamos la pera y removemos bien para que se impregne bien y espolvoreamos con el azúcar moreno.

Continuamos removiendo para ayudar a que se diluya el azúcar y espolvoreamos con una pizca de canela en polvo.

Cuando la pera empiece a tomar un color caramelo, retiramos del fogón y vertemos sobre un colador fino que habremos colocado sobre un cuenco con el objetivo de salvar el almíbar. Dejamos templar.

Cuando la fruta esté a temperatura ambiente, precalentamos el horno a unos 130˚ mientras hacemos las empanadillas.

Las láminas para empanadillas comerciales suelen venir con unos separadores de papel parafinado, los cuales aprovecharemos tanto para el preparado de la empanadilla como para su horneado.

Así, separamos la primera oblea sin retirar el papel que la acompaña y la emplazamos sobre la encimera.

Disponemos una cucharadita de postre generosa del relleno de pera en el centro y coronamos con algunos trozos de nuez.

Levantamos uno de los extremos de la lámina de pasta con ayuda del papel, con cuidado para que el relleno no se desplace fuera por los extremos, hasta unir con el extremo opuesto. Presionamos con la yema de los dedos hasta que quede bien sellada la empanadilla.

La colocamos sin quitar el papel en la placa de horno.

Repetimos la operación hasta agotar la pera.

Introducimos en el horno durante unos 15 minutos y, pasado ese tiempo, pintamos las empanadillas con ayuda de un pincel con el almíbar que habíamos reservado.

Volvemos a introducir en el horno durante otros 10 minutos o hasta que estén bien doradas. Retiramos cuidadosamente el papel de la base antes de que enfríen del todo.

Se pueden servir aún calientes solas o acompañadas por un helado de vainilla o bien ya a temperatura ambiente.

12

09 2019

Empanadillas de pulpo y espinacas

A la hora de preparar pulpo a la gallega, una vez hervido y troceado y a la hora de servir, se suelen descartar la cabeza y las puntas de los tentáculos ingrediente de primera para rellenar unas sencillas y sanas empanadillas.

Y decimos sanas porque, en vez de freír, las hornearemos.

Ingredientes (unas 12 empanadillas aproximadamente):

  • La cabeza y puntas de un pulpo mediano
  • 100g de espinacas
  • 2 ajos tiernos
  • 1 cucharada de uvas pasas
  • 1 cucharada de piñones
  • 12 obleas de empanadilla
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Cúrcuma en polvo
  • Pimentón tap de cortí

Para elaborarlas, en primer lugar precalentaremos el horno a 190º.

Picamos bien esos retales de pulpo y los reservamos para, a continuación limpiar y cortar en aritos un ajo tierno al que únicamente quitaremos la capa exterior y las puntas que puedan estar feas, así como el pedúnculo. Lavamos las espinacas, escurrimos bien y, en caso de ser necesario, les retiramos nervios más gruesos de la hoja. Salteamos junto con el ajo tierno en una sartén a fuego vivo con una cucharadita de aceite de oliva virgen extra ya caliente. Agregamos una cucharada de uvas pasas y una de piñones. Salpimentamos al gusto, condimentamos con pimentón tap de cortí o pimentón picante en caso de querer darle un poco de ‘alegría’.

Por último, añadimos el pulpo picado, mezclamos bien todos los ingredientes removiendo con una cuchara de madera hasta que la espinaca esté bien pochada. Dejamos que se temple.

Sobre una superfície plana, disponemos una oblea de empanadilla (sin quitarle el papel separador con el que se comercializan), colocamos una cucharada del relleno en el centro. Cerramos la empanadilla realizando unos pliegues procurando presionar bien para que no se abran demasiado y las colocamos sobre una bandeja de horno sin retirar el papel, que nos servirá para evitar que se peguen.

Por último, batimos en un bol aceite de oliva virgen extra con una pizca de cúrcuma en polvo y, con la ayuda de un pincel pintamos las empanadillas.

Introducimos en el horno durante unos 20 minutos o hasta que estén bien doraditas.

06

06 2019