Mojo verde de mejorana

Cuando llega el tiempo de floración de hierbas aromáticas como la albahaca o la mejorana, los que las conocen saber que hay que decidir entre la bella estampa que ofrecen o alargar la duración de la planta, ya que las espigas de flores les restan la vigorosidad que necesitan para que de ellas sigan brotando las hojas con las que aromatizamos nuestros platos.

Para ello es necesario ir cortando las espigas a medida que brotan y, precisamente con ellas y las flores que contienen preparamos un mojo que podremos degustar con unas buenas papas arrugás o una carne a la plancha.

Ingredientes:

  • 1/2 taza de hojas, cogollos y flores de mejorana
  • 1/4 de taza de aceite de oliva virgen extra
  • el zumo de 1/2 limón
  • 1 diente de ajo
  • 5 almendras tostadas
  • sal

Para elaborar el mojo, dispondremos de un generoso ramo de espigas de mejorana que lavaremos generosamente con agua.

Separamos las hojas y flores de las ramitas más leñosas, lo cual nos resultará en media taza aproximadamente de hojas, cogollos y flores.

Introducimos la mejorana en una batidora de vaso junto con un cuarto de taza de aceite de oliva virgen extra, el diente de ajo pelado, la almendra tostada, el zumo de limón y sal. Emulsionamos bien con la batidora hasta que se forme una salsa bien trabada.

23

05 2019

Dip de salmón y pepinillos agridulces

Pescados a la plancha o al vapor, en ausencia de salsa no son muy apetecibles de un día para otro, ya que el proceso de recalentado no hace más que resecarlo y hacerlo menos gustoso.

De modo que, si no hemos calculado bien las cantidades y nos ha sobrado un buen pedazo de pescado, lo mejor es optar por su consumo en frío.

Desmenuzado en una ensalada o bien preparando una crema que tanto nos puede servir para sencillamente dipear como aperitivo o incluso como entrante rellenando unas barquitas de endivia o unos huevos hervidos.

Ingredientes:

  • 50 gramos de Salmón a la plancha o al vapor
  • 1/2 pepinillo agridulce grande
  • 1/2 cebolla tierna, incluído el tallo verde
  • 3 cucharadas generosas de yogur griego
  • El zumo de medio limón
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta
  • Eneldo
  • Pimienta cayena en polvo (opcional)

Comenzamos retirando las posibles espinas y restos de piel que pudiera tener el salmón.

A continuación, disponemos el pescado en un bol desmenuzándolo bastamente con los dedos o bien con la ayuda de un tenedor. Picamos bien menudos unos pepinillos estilo alemán y una cebollita tierna (si no tenemos, podemos sustituirla por un cuarto de cebolla fresca o bien una cucharada de cebolla frita).

Salpimentamos, espolvoreamos generosamente con eneldo y pimienta cayena molida. Regamos con el zumo de medio limón, un chorrito de aceite de oliva virgen extra y, por último, añadimos yogur griego o queso blanco batido en función de que deseemos una textura más o menos espesa. Mezclamos bien con un tenedor hasta que todos los ingredientes estén integrados y ya estará lista para comer sobre una tostada o mojando directamente del bol con unos triángulos de maíz.

16

05 2019